Una máquina de coser profesional que su madre le regaló a los 17 años, formalizó la relación que desde hacía años, la diseñadora Virginia Riballo mantenía con la creación de sombreros, tocados y todo tipo de accesorios. Es la fundadora de VOLVORETE, marca que en pocos años,  ha conseguido ser un referente en el arte de vestir nuestras cabezas para lucir únicas, en ocasión especiales.

 

Trás seguir el rastro de números hasta llegar al 24 de la Avd. Rey Santo, al fín me encuentro frente a un edificio antiguo, que poco llama la atención, toco al timbre y me responde una voz enérgica invitándome a subir por una escalera estrecha hasta llegar al primer piso donde se abre una puerta que esconde un mundo propio, lleno de luz, color y muy buen gusto, ese que acompaña a Virginia desde que le alcanza su memoria “ya de niña obligaba a mi madre a vestirme con sobrero, y no esos sencillos de lana, sino forrados en fieltro a conjunto con el vestido”. Hoy, varios años más tarde, sigue siendo una mujer coqueta a la que le gusta lucir una imagen cuidada y deslumbrante, signo de su perfeccionismo y la personalidad que imprime en sus creaciones con el nombre de Volvorete.

 

Nos sentamos para comenzar la entrevista y tras observar brevemente, Virginia se lanza a explicarme con una vitalidad contagiosa que anima a levantarse con ella y seguirla mientra coge un tocado, y otro, se los prueba y explica la clave para lucirlos de forma acertada. “Se deben tener en cuenta las proporciones, altura, color y corte de pelo. Una mujer de baja estatura no debe llevar un sombrero de ala grande por mucho que le apetezca” comenta Virginia que gracias a su tesón y buen hacer se ha ganado la confianza de sus clientas. “Lo mejor es  cuando la clienta deja a mi elección la creación de su tocado, el reto es mayor pero es muy gratificante  recibir mensajes de agradecimiento, algunos incluso me han hecho llorar. Eso no hay dinero que lo pague”.

 

“Siempre digo si a todo”

 

y puede que algún día se meta en un berenjenal como le advierten, pero su disposición y entusiasmo le llevan a creer que todo es posible. “debo tener un angel de la guarda porque al final todo sale bien”. Angel que le acompaña desde sus inicios en los que la casa familiar era el punto de encuentro con sus clientas, ante el asombro y orgullo de sus padres al ver que, a pesar de sus advertencia “deja de hacer tonterias” Virginia, por suerte para todas, no desistió “Hice lo que dijeron mis padres, una carrera incluso terminé el Master pero sin dejar de hacer mis cosillas”.

Y como suele ocurrir en las historias de éxito, éste vino por casualidad y el siempre efectivo boca a boca, “Hace nueve años una amiga y yo asistimos a una boda en Sevilla con tocados hechos por mí, y en ese momento empezaron los encargos, proyecto de blog, hasta llegar a lo que es hoy volvorete”.

Reflexión o Intuición

Ambos son lo métodos que Virginia emplea para diseñar dependiendo del momento “en plena época, trabajo como los chinos, a destajo. A veces me levanto a las 5 de la mañana y otras atiendo a clientas a las 11 de la noche”.

 

“Me encanta la gente que arriesga”.

 

Que pide cosas nuevas. En la provincia manchega la innovación llega con retraso asegura Virginia. “Los gustos van por zonas, en el sur son más atrevidas y gustan las piezas recargadas, en el norte impera la sencillez y sobriedad. Aquí, todavía estamos a toque con la flores”.

Pero el público siempre tiene la última palabra y es el que termina definiendo las colecciones a través de sus demandas, nos explica, a la vez que defiende a capa y espada  lo importante que es, la forma de colocar el tocado. “En una ocasión, no puede evitar criticar lo mal que colocaron un tocado a la reina Doña Letizia. Para evitar estos errores, pongo una diadema a mis sombreros con el ángulo correcto. También me gusta la técnica de la gomilla que sujeta a la vez que peina”.

“Lo importante es verte guapa y favorecida diga lo que diga el protocolo”

 

Virginia asegura que no sigue protocolos a excepción de reglas obvias, como no llevar una pieza grande de noche.” La gente está super animada a llevar tocados, aunque sea de noche con turbantes, coronas, piezas de tamaño mediano o pequeño.”. En ocasiones, para asegurar que su trabajo luce como debe, no duda en realizar ella misma el peinado a sus clientas, o dejarlas preparadas antes de visitar la peluquería.

¿hay que ser atrevida para llevar tocado?

Es necesario tener ganas de llevarlo. Hay mujeres que se sienten extrañas en un principio, pero si el resultado es el que esperaba y le favorece, suelen apostar por llevarlo sin complejos.

¿Algo que te defina?

Me distingue forrar la copas en tela y también me gusta trabajar la pamela en dos colores.

¿Colores y materiales preferidos?

Me gusta el sinamay de seda, tejido de alta costura sobre todo en turbantes, también apuesto por la pluma para este año, después de explotar en exceso la flor. En cuanto a colores, la próxima temporada se llevará mucho el ultravioleta, que es un color que me encanta pero seguramente apostarán por él cuando lo hayan visto en cien mil blog. Es lo que pasa”.

¿Cual es tu formación en el arte de hacer tocados?

Soy autodidacta. El año pasado hice el primer curso para perfeccionar y conocer nuevas técnicas, pero he aprendido a base de errores y adaptándome a los recurso que tenia a mi alcance.

¿Referentes?

Admiro la firma Mimoki, uno de los mejores a nivel nacional, también a mi profesora MªJesús de la firma mibuh, un referente a seguir por su buen trabajo y experiencia.

 

“EL ESTILO NO VA UNIDO AL DINERO”.

Todos  los públicos son bienvenidos en su casa-taller. “Jóvenes, mayores, mi clientela va desde bebés a señoras que han pasado los 60. Este último año, también he recibido varios encargos de mujeres afectadas por el cáncer pero con fuerza e ilusión por verse guapísima. Estos trabajos me han aportado mucho y espero seguir haciéndolo”.

 

DATOS A TENER EN CUENTA PARA TRIUNFAR

    • Pantalón Palazo, o vestido con poco detalle y de color favorecedor.
    • Zapatos sencillos que estilicen, tipo salón  y en color nude. Huir de los excesos que rompen el conjunto
    • Apostar por los complementos llamativos, sombreros de paja, lo más este año en todas las temporada, de colores diferentes y especiales que te distinga del resto.
    • Colocar el tocado en el lado de la raya del pelo.
    • Si tienes pelo corto o escaso, evita los turbantes cerrados
    • No sigas protocolos, lo único importante es verte guapa cuando te mires de frente a un espejo.

PROYECTOS FUTUROS

Muchos y muy prometedores a un año vista, Virginia nos anuncia su deseo de atender a pie de calle, pero de una forma muy especial, como es ella. “Pienso en montar una tienda con linea de ropa afín a mi y que se adapte perfectamente a mis complementos. Ofrecer al público de aquí otras opciones que he visto y tengo en la cabeza, creo que la gente responderá bien y seguro que funciona”.

Segurísimo. Tendremos que estar atentas en nuestros paseos callejeros a partir de ahora, no se nos vaya a pasar ese idílico local del que cuelgue un rótulo delicado pero llamativo con el nombre de Volvorete.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR